Buscar
  • Karina Sánchez

¿Estás listo para el mejor regalo de Navidad?


¿Alguna vez tu hij@ te ha pedido un perrito de regalo de Navidad?


Jura que lo va a sacar a pasear, a recoger sus gracias y hasta bañarlo.


Y tú como papá consentidor de tu pequeñ@, quieres cumplir su deseo.


Pero ¿Está bien regalar un perrito?



Si te encuentras en esta situación, pero aún no sabes que hacer, te hare 3 preguntas para que tomes la mejor decisión:


NOTA: Antes de comenzar con las preguntas, quiero que sepas que tu hij@, no importa la edad que tenga, no se hará completamente responsable del pequeño cachorrito, simplemente porque es un niñ@, así que, aclarado este punto, las preguntas irán dirigidas hacia ti.


1. ¿Estas consciente que el perro no conoce cuáles son tus expectativas?




Imaginemos que tomas la decisión de adoptar un hermoso mestizo de ojos marrones que te mira como si fueras lo más importante del mundo (y lo eres, no conoce nada más que a ti y a tu familia).


Pasa un día y el perrito que tiene 2 meses de nacido, se hace pipí en la alfombra, después se sube al sillón y lo deja lleno de pequeños pelitos, además no se acostumbra a su cama nueva y decide subirse a tu cama porque es más calientita.


Y tú te preguntas ¿Qué le pasa a este perro? Que nadie le dijo que eso no se hace.


Y efectivamente, NO, nadie le dijo. Tiene 2 meses de haber llegado a este mundo, por lo tanto, no sabe lo que esta bien o mal para ti, no llegó programado con un manual interno que le diga los lugares donde hacer sus necesidades, ni donde dormir, ni que el tapetito del baño no es un juguete.


Así que, te toca enseñarle cuales son las reglas en la casa, mostrarle donde se hace cada cosa y, además, ya que no aprenderá de la noche a la mañana, requerirá de tu paciencia para empezar de nuevo cada vez que se equivoque.


2. ¿Puedes incluir al perro como miembro de la familia?




Parece una pregunta extrema, como si te pidiera que le pusiera un cubierto extra al perro a la hora de comer, no estoy hablando de eso, como he mencionado antes, los perros son animales sociales, para sentirse seguros y felices necesitan un grupo al cual pertenecer, en este caso, tu familia.


Que no te sorprenda que el cachorro quiera estar donde están los miembros de la familia, es decir, dentro de la casa y compartir con ellos las actividades que realizan, como ver la TV en la sala o viendo como preparan la cena en la cocina.


Si te molesta que haya un perro deambulando por toda la casa, enterándose de todas las actividades que hacen los demás y buscando un lugar en los muebles donde está su nueva familia, piensa en otras opciones de regalo.


3. ¿Tienes tiempo para el cachorro?




Un tema valiosísimo para todos, el tiempo.


Seguramente ya evaluaste todos los gastos financieros que requiere el nuevo cachorro (alimentación, veterinario, baño, juguetes, cama, etc.), sin embargo, falta algo importante para darle calidad de vida al perro: tu tiempo.


Pensamos que, dándole la mejor croqueta y los juguetes más caros, estamos cumpliendo como dueños, pero con ello sólo cumplimos con un 20% del bienestar del perro.


Nuestro querido amigo requiere tiempo de paseo, donde inviertes, al menos, 1 hora diaria para que tu canino pueda olfatear y conocer el mundo, y sí aún y en esta época de COVID tu perrito necesita socializar con otros perritos especialmente si es un cachorro, los primeros seis meses son cruciales para su vida social, y no te preocupes, las mascotas no transmiten el COVID y en la zona de perros de los parques se respeta la sana distancia.


Adicionalmente, requerirá de momentos de juego donde pueda estar cerca y le ayude a formar un vínculo afectivo contigo y tu familia.


Y no olvides las visitas al veterinario para sus revisiones o cuando se encuentre enfermo, la visita mensual al grooming y las salidas nocturnas y/o madrugadoras para ir al baño.



Si respondiste con un NO a alguna de las preguntas anteriores, temo decirte que regalar un perro no es la mejor opción, porque ese ser peludito necesita más que croquetas para vivir.


Te resumiré en tres palabras lo que requiere un cachorrito: paciencia, afecto y tiempo. Si no cuentas con alguna es muy probable que la experiencia se vuelva muy estresante para ti y para el perro.


Pero no te agobies, yo se que es complicado decirle que NO a los niñ@s, lo único que deseamos es su felicidad, pero ponte en las huellitas del perro, nadie quiere vivir regañado y triste todo el tiempo en el patio.


Seamos conscientes de que esos animalitos hermosos no son juguetes, son seres vivos con necesidades que buscan pertenecer a una familia para recibir y dar todo el amor durante toda su vida.


Además, ve el lado positivo, siempre hay más opciones, la próxima vez que tu hij@ te pida un perrito y no puedas cumplir con los 3 requisitos anteriores, ofrece a cambio el PlayStation 5 o la nueva Ipad Air, estoy casi segura de que no se quejará.


Para todos aquellos que respondieron SI a las tres preguntas, no me queda más que felicitarlos, ya que están listos para vivir una de las mejores experiencias: tener un amigo lleno de amor incondicional.


¡Felices fiestas!

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo