Buscar
  • Karina Sánchez

¿Cómo lidiar con un perrito hiperactivo?


Hace un par de semanas, me tocó cuidar un cachorro de 4 meses, Bolillo, tenía su carita angelical y esa chispa que tienen los cachorros de querer conocer todo lo que haya a su alrededor.


Al entregármelo, lo primero que me dijo su dueña es “tiene mucha energía, a ver si tú puedes cansarlo”


Le prometí que buscaría lo mejor para Bolillo y que estaría observándolo para conocerlo más de cerca.


Eso me hizo reflexionar...


¿Cuántas personas conoces que se quejan de la energía de sus perrunos?


¿Realmente es imposible calmar a un cachorro?


Y la pregunta más importante…


¿Realmente necesitan cansarse para estar tranquilos?


Tengamos en cuenta que la mayoría de los dueños con perros con mucha energía, no buscan cansarlos para que el perro esté tranquilo, si no para que ya no les de lata, no conoce otra manera de calmarlos más que agotando su energía.


Con esa idea en mente, te quiero mostrar 3 trucos infalibles para que tu perro esté calmado… vamos allá:


1. Mamá/Papá, ya viste que hermoso día. ¿Salimos?


Se cree que salir a pasear con tu perro es llevarlo al parque, pase 2 horas corriendo en el corral de perros y regresé a casa. No hay creencia más falsa.


Los perros necesitan tiempo de calidad igual que nosotros, sus paseos deben ser a su ritmo, dejándolos descubrir los olores, las luces y las texturas del camino.


El mejor paseo es cuando el humano va relajado, sin prisas, con la cabeza despejada

Busca darte un tiempo de 1 hora diaria (no tiene que ser seguida, pueden ser varios paseos al día) y sal con tu perro a explorar las calles cercanas (no siempre es necesario ir al parque) sin regaños, sin prisas y con la actitud de darle ese tiempo a tu amigo.


Los resultados los verás en poco tiempo cuando tu perro no demande más tiempo ya que sabe que siempre tendrá ese tiempo juntos.



2. La maceta es su juguete favorito


Cuantos de nosotros no ha dicho esta frase, es que tiene 20 juguetes y sólo se entretiene sacando la tierra o mordiendo las patas del sillón.


Déjame decirte que tu perro no es que sea un desconsiderado, tu perro está aburrido (ya sé, seguro piensas: “yo no tengo tiempo para divertirlo, para eso son los juguetes”).


El problema, no es cuantos juguetes tiene, más bien, que tipo de juguetes lo entretienen.


Los cachorros están explorando el mundo, tienen poco tiempo que llegaron a este mundo y tú piensas que se van a entretener con 10 pelotas y 5 muñecos de peluche.


Tu perro busca retos con que estimular ese deseo de explorar, toda la energía que guarda es para aprender más cosas del entorno que le rodea.


Es sencillo cubrir sus necesidades, y aunque existen juguetes especializados para explotar diferentes capacidades, por lo regular, exceden nuestro presupuesto, para este caso puedes estimular su ingenio con los siguientes artículos y además tu perro pasará horas de diversión:


- Una botella de plástico. Rellena la botella con premios y dásela a tu perro, verás como empieza a buscar como sacar los premios, con mordidas, agitando la botella, rompiéndola, etc.


Tip adicional: Posteriormente puedes subir el grado de dificultad, poniendo premios más grandes o poniendo la tapa a la botella.


- Tapete. Necesitas tener o hacer un tapete peludo hecho de trapillo o estambre. Esconde algunos premios y deja que tu perro los encuentre.


En caso de tener jardín, sólo distribuye los premios en el paso y deja que tu perruno lo encuentre.


Tip adicional: Puedes esparcir una porción pequeña de sus croquetas en caso de no querer darle tantos premios.


-Caja de cartón y tapas de plástico: Llena la caja con tapas de plástico (deben ser lo suficientemente grandes para que tu perro no las pueda tragar) y esparce algunos premios dentro de la caja.


Buscará llegar hasta los premios y no descansará hasta encontrarlos todos.


Tip adicional: Como sugerencia busca que la caja de cartón sea de un tamaño proporcional al cuerpo de tu perro para que el juego sea más sencillo.


Estos sencillos juegos le ayudarán a tu perro a estimular su mente además de sus sentidos, después de estar un tiempo jugando con ellos, verás que la maceta ya no correrá peligro y la energía de tu cachorro habrá disminuido.


3. ¿Por qué no se relajan?


No estoy hablando de irte tú y tu perro 2 semanas de vacaciones a una playa desierta y estar todo el día viendo al horizonte para que estén tranquilos.


Está comprobado que los perros necesitan calma, solamente que los humanos no les han enseñado como relajarse porque también andan vueltos locos.


El ejercicio es sencillo: Siéntate 5 minutos diarios en tu lugar preferido, llama a tu perruno y empieza a darle un masaje atrás de las orejas, trata de no pensar en todos los pendientes que tienes y enfócate en el masaje.


Te puedo asegurar que después de esta pequeña sesión, tu amigo estará más tranquilo.


Ahora que conoces estos increíbles trucos, deja de lado esos consejos como “cánsalo hasta que ya no de lata” o “es que es un perro de trabajo, tiene que estar activo todo el tiempo” que, en vez de mejorar la vida de tu perro, dañan la relación que tienes con él y no ayudan a su salud física y mental.


Pero RECUERDA, antes de seguir estos consejos y armar los juguetes, debes tener PACIENCIA, tu perro que está conociendo el mundo es como un niño conociendo Disneylandia, no lo frenes porque tú no quieres seguir su ritmo, y no está bien dejar a un niño 2 horas en la montaña rusa para que se canse. Muéstrale que se van a subir a todos los juegos y que los van a disfrutar.


Ten en mente que a tu amigo le llevará tiempo calmarse y sólo aprenderá si tú lo llevas de la pata porque juntos encontrarán un ritmo adecuado para los 2.


¡Feliz Año Nuevo!

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo